BM ALCOBENDAS ASCIENDE A 1ª NACIONAL MASCULINA

miércoles, 17 de mayo de 2017

El equipo de 2ª Nacional del Club Balonmano Alcobendas logra el objetivo de la temporada y asciende a la categoría de bronce del balonmano nacional, tras clasificarse en Ribadavia, Orense, como mejor segundo de la Fase de Ascenso. Un logro histórico para un equipo que comenzó la temporada incluso en puestos de descenso, en la 2ª ocasión en la que el Club consigue el ascenso de 2ª a 1ª Nacional.

Fotos: @vicmroa

 

CRÓNICAS DE LOS PARTIDOS DE LA FASE
Por Rubén Cañete

BM Alcobendas 24-25 Claret
Empezamos la fase de ascenso a 1ª Nacional con un difícil partido contra el campeón asturiano, Claret. Tuvimos un inicio de partido en el que no éramos capaces de imponer nuestro ritmo y con mucha precipitación tanto en ataque como en defensa, que se traducían en pérdidas de balón y goles para el equipo rival. Tras el descanso, nuestros chicos fueron capaces de asentarse en el encuentro y remontar una diferencia de 5 goles hasta llegar a ponerse por delante con una ventaja de hasta 2 goles. Pero tras el cansancio de la remontada y con nueva precipitación en el contraataque, el equipo rival fue capaz de aprovecharlo y llevarse los 2 primeros puntos.


BM Alcobendas 32-24 BM Rocasa
La segunda jornada nos enfrentaba al campeón de la liga canaria, BM Rocasa. Tras la derrota del primer partido, el equipo se rehízo y fue capaz de imponer su juego desde el primer minuto. Con una defensa muy intensa, con buenas aportaciones de la portería y con un gran contraataque, anulamos las armas del equipo rival y continuamos aumentando la diferencia de goles hasta llegar a una ventaja de 10 goles a favor de los nuestros. Con el cansancio acumulado y 2 minutos de relajación de los nuestros, el quipo rival fue capaz de acortar la diferencia para acabar el partido con un resultado de 32-24 a favor de nuestro equipo.


Carnes do Ribeiro 10-33 Alcobendas
Sabiendo de la importancia de la diferencia de goles para poder aspirar a ser uno de los mejores segundos de todas las fases, el equipo comenzó el partido sin dudar e imponiendo un ritmo muy alto. Con una gran defensa y portería durante todo el encuentro, fuimos capaces de correr con mucha coherencia el contraataque, logrando aumentar la renta de goles. Tras logar una diferencia importante de goles, y conociendo el resto de resultados de los otros rivales de las diferentes fases, el equipo pudo celebrar el ansiado ascenso tras una temporada con muchos altibajos pero en la que nunca perdimos la fe y seguimos trabajando para poder recoger nuestra recompensa. Muchas gracias a todos por el apoyo que hemos recibido y agradecer el buen ambiente en el Polideportivo municipal “O Concello”, con un ambiente festivo y apoyando a ambos equipos.

 

El ascenso desde dentro
Por Juan Giménez Ucendo

Jueves. Eran las 14.30 y el equipo llegaba al punto de encuentro para comenzar nuestro viaje a Ribadavia. Todos llegábamos cargados de ilusión y ganas de cumplir el objetivo de la temporada. Durante el viaje en el autobús no faltaron las risas, las bromas, los juegos... El buen ambiente reinaba entre nosotros.

A la mañana siguiente tras el cambio de hostal, después de comer y dormir la siesta ya nos encontrábamos en el pabellón. Había nervios y ganas. La música, el olor a pega y crema de calor de nuestro querido Beleño invadía todo el vestuario. Mucha tensión.

Tras el primer partido, en el que salimos derrotados por la mínima, quedamos bastante tocados. Habíamos acariciado con la mano dos puntos importantísimos para buscar ser primeros de grupo. La sensación general tras el partido era de impotencia y dolor, pero había que levantarse cuanto antes para seguir en la lucha por el ascenso. La procesión de vuelta al pabellón fue silenciosa, en una reflexión común de todo el equipo sobre qué había podido fallar y qué podíamos hacer para remediarlo.

Tras la cena, nos reunimos y nos concienciamos de que había que darlo todo en los partidos que quedaban, nos teníamos que volver a levantar como EQUIPO.

A la mañana siguiente realizamos una actividad con los demás equipos participantes, que consistía en visitar una bodega del apreciado Ribeiro, Viña Costeira, y ser recibidos por el Ayuntamiento de Ribadavia. El trato de la gente de la bodega, de Ribadavia y de la organización ha sido espectacular durante toda la fase.

A la tarde, después de la charla técnica, la motivación para superar a nuestro siguiente rival era máxima. Teníamos muchísimas de ganas de demostrar nuestras señas de identidad, sacar el rodillo, llevarnos el partido y mantener intactas nuestras opciones de pasar entre los mejores segundos. El ambiente antes del partido era diferente al del día anterior, existía la tensión añadida de saber que no podíamos fallar pero también la sensación de que hoy si íbamos a sacar nuestra mejor versión.

El partido fue largo, pero gracias a nuestra concentración y la intensidad que pusimos durante todo el partido pudimos superar a nuestro rival por 8 goles, lo cual era muy positivo para las aspiraciones de ascenso. Era una victoria que necesitaba el grupo, nos llenó de moral para afrontar el último partido de la fase.

Llegaba lo más difícil. En apenas 16 horas nos tocaba jugarnos la vida contra el equipo anfitrión. Sabíamos que teníamos que darlo todo para superar a nuestro rival, que intentaría despedirse con un buen sabor de boca delante de un pabellón lleno. Podíamos ver en las caras de todos los compañeros las ganas y la ilusión a la hora de afrontar el partido. Había que llevarlo a cabo todos juntos. Existía una consigna común en boca de todos: hoy tocaba volver a sacar el rodillo.

Finalmente logramos llevarnos el partido consiguiendo una diferencia de goles que parecía que sería suficiente para clasificarnos como mejores segundos y consegir así el preciado y ansiado ascenso. Al finalizar el partido la sensación era de alegría y de prudencia a la vez, debíamos esperar a que finalizasen los demás encuentros.

Mientras, el pabellón de Ribadavia seguía viviendo una fiesta del Balonmano, despidiendo a todos los equipos gracias a la increíble afición local que no paraba de animar el ambiente. El clima de deportividad y pasión que ha existido en el pabellón ha sido increíble todos los días.

Aún en la pista, con los nervios a flor de piel y atendiendo a los telefónos y las noticias del resto de partidos, nos llegaba la gran noticia: ¡Confirmado, hemos logrado el ascenso! La euforia era incontenible. Tras una temporada en la que habíamos llegado a estar en los puestos de descenso, pertenecíamos a la Primera Nacional del Balonmano  español. El autobús se convirtió en una fiesta, y los abrazos, fotos y besos se mezclaron con el vino local endulzado con el sabor de la victoria, en un viaje de vuelta en el que se entrelazaban la satisfacción por el logro conseguido, la alegría de haber hecho historia desde el barro y ese vacío melancólico que empieza a sobrevenirse cuando una temporada toca a su fin.

La ansiada fuente del Pabellón de los Sueños nos esperaba con los brazos abiertos y la celebración marcaba el final de una temporada inolvidable.

Desde aquí queremos agradecer a todo el mundo su apoyo incondicional en una temporada que no empezó bien, en la que nos rebozamos bien en el barro, pero que ha terminado culminando el sueño de todos.

Gracias a todos los que habéis formado parte de esto.
Os quiero.
PD: Manu, paga el pulpo.

Juan Giménez Ucendo
Jugador del equipo de 2ª Nacional Masculina del Club Balonmano Alcobendas