Club Balonmano Alcobendas ¿Quienes somos?

sábado, 31 de agosto de 2013

En las historias de cada comunidad hay hechos admirables, grandiosos, épicos, emocionantes o maravillosos. Los hay previsibles y también inesperados. Los que se diseñan y se planifican al milímetro, y en los que reina lo espontáneo y la improvisación. Y en algunos casos, hay hechos difíciles de calificar, porque todos los adjetivos se quedan cortos, para definirlo.

Acontecimientos como los vividos por el Club balonmano Alcobendas no tienen una fácil explicación, y sin embargo, mucha gente utilizaría algunos de los términos antes mencionados, para referirse a ellos. Factores de tipo humano, sociológico, económicos, culturales, técnicos, incluso de azar, de suerte, podrían ayudarnos a valorar el transcurso de la intensa y densa historia de nuestro club.

"UN CLUB, UNA FAMILIA"

Para ilustrar los antecedentes de nuestro presente es fundamental conocer nuestra historia, la cual está "salpicada" de  muchos nombres propios. Es justo comenzar nombrando a los pioneros, aquellos que concretaron el primer proyecto del Club Balonmano Alcobendas en realidad:  Fernando Gómez Sanz, Miguel Marcos, Julio Pernas y Emilio Vegas. Ellos junto a Francisco Perna, primer responsable de la Escuela, son los actores principales del nacimiento de "un sueño"  y fundandores de la primera entidad que llevó como apellidos el nombre de nuestro deporte unido al de la cudad de Alcobendas. Son ellos los que presentan al Ayuntamiento - presidido entoncés por D. José Caballero - un proyecto para desarrollar el balonmano, el cual contenía como puntos principales la implantación de una Escuela y la creación de equipos. 

Han pasado muchos o pocos años, en función de la perspectiva con que se miren. Lo que está claro es que siempre han sido intensos, y es que si algo tiene este club es que quién se involucra en él, acaba sintiéndolo como algo propio.

Durante todos estos años hemos vivido la ilusión de crear un proyecto deportivo en torno a nuestra ciudad que ha vivido éxitos, ascensos, decepciones y descensos, que se ha codeado con los grandes de la liga ASOBAL y que en momentos de crisis ha coqueteado con la desaparición. Por encima de todo e independientemente del momento que atravesase el equipo, el club siempre ha permanecido unido, como una familia donde a cada integrante no le importaba el destino, sino disfrutar del viaje que estaba recorriendo junto a su equipo.

UN CLUB DE CANTERA

Somos un club de cantera. Es nuestra principal seña de identidad, que seguiremos manteniendo y perfeccionando.

Referencia del balonmano de la Comunidad de Madrid y de España y núcleo para la promoción, divulgación y desarrollo del mismo. Preocupados por formar personas y jóvenes deportistas, utilizando para ello el ejercicio físico, la competición y los valores positivos que pueden emanar del deporte.

Esto se traduce en una Escuela de base y una Academia de tecnificación deportiva que son a la vez escuelas de vida. Equipos de base, que son verdaderos ámbitos de socialización y relación, donde se combina la riqueza de caracter y la personalidad de los individuos, con los sentimientos de cohesión y de grupo. Todo ello orientado a desarrollar al máximo las capacidades y actititudes de nuestros alumnos y alumnas con el objeto cada día de formar mejores personas, deportistas y ciudadanos.

Sólo así se puede entender la historia del club. El sueño de jugar en la Liga Asobal cumplido con el ansiado ascenso en 2002, se ha visto acompañado de notables éxitos en las categorías inferiores a los que estamos más acostumbrados y que han dado prestancia y presencia al club en todos los ámbitos de nuestro deporte.

UNA PASIÓN

Hablar del Club Balonmano Alcobendas sin dejarte llevar por los sentimientos no es fácil. Nos subimos en ellos  para “fotografiar” cada momento. Lo hacemos en forma de canción, de poema, o de ambas cosas. Son pensamientos salidos a borbotones, inconexos pero con los que  queremos rendir un sincero homenaje a lo que fuimos, a lo que somos, y a lo que esperamos seguir siendo. Para todos los que de alguna forma se identifican con una lacerante y profunda pasión que muchos llevamos dentro. 

  • Más de mil momentos y numerosos sueños como para sentirnos vivos
  • Más de mil miradas y muchos ejemplos, como para seguir adelante.

Tenemos historia, tenemos recuerdos,

tenemos razones, palabras, sentimientos y emociones,

Tenemos sonrisas, coraje, agallas, pasiones,

y muchas ganas de seguir adelante.

Tenemos la base,  niños y niñas, élite, adultos y jóvenes,

un himno, colores y escudo,

camiseta de juego, orgullo, presencia,

y una bandera que nunca arriamos.

Tenemos un pabellón de los sueños, pega en los dedos,

segundos que pasan, goles que no llegan.

Zapatillas gastadas, pisadas sin rumbo,

un pase perdido, balones rotos y un portero que grita.

Tenemos amigos, tenemos rivales y contrarios;

amores y odios, gritos, canciones;

puntos de vista, muchas verdades

 y algunas mentiras que nunca lo fueron.

Tenemos heridas, dolencias, lesiones.

Nostalgia de lo que no fuimos, temas pendientes y metas infinitas.

Abonados y socios, el calor de la gente, respeto, rivales,

y una peña que anima cantando.

Tenemos causas, abandonos y ausencias,

proyectos que nunca vieron la luz, y otros que olvidamos.

Títulos, medallas, frustraciones, derrotas,

Éxitos efímeros y coronas de espinas.

Tenemos sanas envidias, algunos caprichos y modestia sincera,

y más de dos y de tres puntos débiles.

Tiempos exquisitos y otros miserables,

lujos escasos, cosas por hacer, y algunas mal hechas.

Tenemos fotos, videos e imágenes,

revistas y periódicos, noticias, grandes recuerdos.

Pocas rutinas, algunas costumbres,

partidos con mérito y otros, que nunca jugamos.

Tenemos jugadores que lo dieron todo,

técnicos y directivos eternos.

Batallas libradas, dentro y fuera del campo,

muchas ganadas y otras perdidas.

  • Más de mil momentos y numerosos sueños como para sentirnos vivos
  • Más de mil miradas y muchos ejemplos, como para rendirnos ahora.

Tenemos sudores y lágrimas, leyendas y mitos,

homenajes que faltan, líderes con nombre, y otros que nunca lo fueron.

Tenemos “lo siento”,”perdón” y “hasta siempre”,

un  “hola” y “adiós”, un “vuelve pronto”,

una tarjeta postal que no lleva nada escrito,

y un baúl de sorpresas siempre escondido.

Tenemos miles de razones para cumplir los treinta,

cuarenta, cincuenta  y muchos más años.

Planes de verano, torneos en invierno,

handball Spirit, fiesta de carnaval, Virgen de la Paz,

y varios ascensos.

Tenemos pasado y presente,

montones de ideas,  un buzón de correo y nueva página web.

Un rumbo fijado, una brújula inquieta

y muchos caminos aún por recorrer

Tenemos futuro, ilusión, esperanza,

sobrados motivos para decir sumo y sigo.

Un cóctel de envidias, admiración y respeto.

También críticas , preguntas sanas y consejos sinceros.

Y sobre todo, razones profundas, convicciones y valores intactos para gritar al cielo:

  • Tenemos más de mil momentos y numerosos sueños ,como para sentirnos vivos.
  • Y más de mil miradas y muchos ejemplos, para seguir adelante

Luis Carlos Torrescusa Maldonado