L.C. Torrescusa contagia "su pasión" en la convención anual de Helvetia

jueves, 20 de noviembre de 2014

Helvetia, la aseguradora Suiza celebró este jueves 20 de noviembre su Convención anual 2014 en Madrid. Con la presencia del Director General de Helvetia de D. José María Pagman y coordinado por D. Javier García, Director de marketing y comunicación de Helvetia, acudieron al acto delegados de todas las delegaciones de España, mediadores, agentes, etc.

La denominación de la conferencia de este curso era “Contagiar la pasión” y para hablar de ello invitaron al Presidente del Club Balonmano Alcobendas, Luis Carlos Torrescusa, que expuso a los asistentes sus ideas y experiencia de cómo “contagiar y contagiarse de la pasión” en el deporte, en el trabajo y en cualquier ámbito de la vida

La sesión comenzó con una dinámica grupal pidiendo a los delegados que interactuarán entre ellos y se trasmitieran aquellas actividades por las que sienten verdadera pasión compartiéndolas con sus compañeros. Previamente los asistentes habían participado vía correo electrónico en una encuesta que desveló hasta que punto los trabajadores de la compañía asumen la importancia de “lo que se hace” y sobre todo “cómo se hace”. Las respuestas, su riqueza y su diversidad sirvieron de eje a la intervención de Luis Carlos, que comenzó explorando las razones que llevan a los deportistas a superarse, a sacrificarse, a entrenar cada día como si fuera el último.

“He visto cómo cada día se entregaban a la tarea con el objeto de ser un poco mejor y con la determinación de no cejar en su empeño: niños y niñas que empiezan, jóvenes en formación, deportistas profesionales, miembros de selecciones nacionales, …He intuido en sus ojos lo que les mueve, lo que les motiva… Eso que muchos denominan pasión”

Durante más de una hora los asistentes pudieron escuchar mensajes de Luis Carlos relacionados con el tema principal de la charla: Cualquier persona en su día a día puede elegir la actitud de apasionarse. Un equipo,… una empresa; necesita el 100% de cada uno de nosotros. No podemos jugar al 60 %. Nunca permitiríamos que un jugador dejase el 40 % de su talento, de sus ganas, de sus fuerzas en el vestuario.”

La pasión no tiene edad, ni raza, ni género. Es inherente a la condición humana, y se puede desarrollar, aprender, entrenar: "Uno de mis objetivos como entrenador siempre ha sido mejorar las capacidades individuales y colectivas de mis equipo, entre ellas desarrollar la pasión por mi deporte y no sólo para jugar a balonmano. También por los estudios, el trabajo …"

Como otras emociones la pasión se trasmite: "Vivir apasionadamente es compartir y transmitir esas sensaciones; llevar adelante nuestras vidas con la dedicación y determinación con la que cualquiera de esos deportistas que admiramos llevan a cabo su día a día, “infectando” a los que tenemos cerca: en casa, en el trabajo, con los amigos….Compartir la pasión es “contagiar” y “contagiarse”

En el último tramo de la conferencia, Torrescursa aportó algunas actividades, acciones y “herramientas” que utilizamos en el deporte para hacer equipos “cohesionados y apasionados”: “Favorecer y fomentar una Inteligencia colectiva de doble dirección: de arriba abajo y de abajo arriba. Compartir … inquietudes, soluciones. Hacer mejores a los demás nos hace mejores a nosotros”.

La intervención terminó con un video de escenas de actividades en diferentes ámbitos ilustrando todo lo hablado durante la misma donde fueron protagonistas los directivos y trabajadores de la compañía con sus comentarios y aportaciones y con un dato: el 100% de los encuestados contestaron con un sí rotundo a la pregunta ¿La pasión es contagiosa?

PASIÓN POR EL BALONMANO,

PASIÓN POR ALCOBENDAS

Noticias relacionadas